La diferencia entre ser arrogante y mostar seguridad en ti mismo

Desde pequeños, especialmente nosotras las mujeres, estamos entrenados a no alardear de nuestros logros. Pero hay una diferencia entre tener una autoestima saludable para que te respeten versus proyectarte de forma ostentosa para que te acepten.

Ahora bien, como he discutido antes, para resaltar ante la competencia se necesita mas que habilidad – necesitas también visibilidad. Y parte de tener visibilidad es comunicar “mirenme, aquí estoy, esto es lo que hago, esto es lo que me hace un experto y esto es lo que he logrado.”

Este es el factor que congela a muchos emprendedores porque les incomoda exponerse y no quieren sonar que se están auto-promocionando.

La realidad es que las otras personas SI quieren saber mas sobre ti y lo que ofreces/sabes/vendes/haces/trabajas/disfrutas, pero no necesariamente quieren sentir que les estas vendiendo algo – incluyendo a ti mismo.

¿Sabes cual es el motor de presumir, de ser arrogante, de la poca o alta autoestima?

¡El ego!

Te diré in secreto: Sin darte cuenta, estas protegiendo al ego todos los días, a cada momento: no quieres que se lastime, que se sienta menos, que se sienta rechazado, que se sienta inferior, etc.

Y parte del diseño de este juego de la vida es que todos los días nos tocan oportunidades que nos provocan el ego y subrayan nuestro egocentrismo, haciéndolo mas fuerte y sintiendose un estado “normal.”

¿Cómo sabes si es tu ego o el verdadero tu que reacciona/siente/piensa/habla?

Ilustraré varias diferencias en conciencia para asegurarte que lo entiendas bien (y recuerda que la conciencia lo es todo):

Eres egoísta cuandoAnllelic Lozada arrogante seguridad en ti mismo piensas que…

Todo lo que tienes te lo mereces porque porque eres muy inteligente.
En vez de…
Todo lo que tienes es un regalo, una bendición.

 

Cuando…
Piensas en grande para tus propios intereses.
En vez de…
Piensas en grande para el bien de los demás.

 

Cuando…
Todo lo que tienes te lo mereces porque ya es hora que te pasen cosas buenas.
En vez de…
Te sientes agradecido por todo lo que tienes porque sabes que puedes perderlo el cualquier momento.

 

Cuando…
Compartes y colaboras con otros profesionales para agradarles o complacerlos.
En vez de…
Compartir y colaborar porque te gusta compartir lo que sabes y lo que haz recibido.

 

Cuando…
Te importa lo que otros piensen de ti porque quieres sentirte mejor sobre ti mismo.
En vez de…
Te importa lo que otros piensan de ti con el fin de lograr más visibilidad y resaltar ante la competencia.

 

¿Entiendes?

 

Tomemos el ejemplo de ir al gimnasio. Cuando comienzas a ir, te cuesta trabajo crear una rutina consistente. Te duelen los muslos e incluso estás adolorido por varios días después. Es incomodo y doloroso. Puedes dejar de ir (proteger tu ego) o puedes seguir con la certeza que es por tu bien y que lograrás el cuerpo que quieres (transformando tu auténtico tú).

 

Esta bien que el ego sufra ahora un poco, después que sea por el bien tuyo a largo plazo.
La realidad es que todos somos prisioneros de nuestro ego – ¡todos! Vinimos así de fabrica. No nos podemos escapar pero si posemos transformarlo.

 

La clave está en transformar el ego con el fin de recibir para ti mismo con el recibir para compartir.

 

¿La clave para la felicidad? Lograr controlar tus deseos egoístas y en vez actuar por lo que tu alma necesita (plenitud a largo plazo) y no por lo que tu ego quiere (gratificación instantánea).

 

¿Cómo? Comienza por tener apreciación verdadera por todo lo que tienes: bueno o malo, porque tienes certeza que todo esta en “tu película” para impulsarte a ser la mejor persona que quieres ser.

 

Al tener control sobre tus deseos egoístas, te liberas. La fuerza para realizarlo se encuentra dentro de ti al hacer brillar todo lo genial que YA eres – el verdadero TÚ.
Cuando combinas el autentico TÚ, combinado con tus dones que compartes con el universo crean la increíble vida que estas destinado vivir.

 

Recuerda que cuando estás conectado a tus cualidades únicas – las identificas y les sacas provecho – tienes mucho más por aportar y compartir con tus familiares, clientes, comunidad, jefes – con el mundo.

 

Todos ganamos.

Ahora te pregunto a ti: ¿Cúal aspecto de tu ego no esta alineado a tu verdadera Luz? ¿Crees que tu ego te paraliza profesionalmente? ¿Qué impacto tendría el sentirte completamente seguro de tu mismo en tu carrera o negocio? Comparte tu comentario aquí abajo.

**¿Estás listo(a) para acelerar el proceso de venderte mejor, para vender más? Pulsa AQUÍ para conocer como te puedo ayudarte a brillar por tu propia luz.

¿Te gustó este articulo? Entonces te va a ENCANTAR mi e-book, “Véndete Mejor Para Vender Más.” Descargalo GRATIS ahora.

Descarga el e-book gratis AHORA.

Descarga el e-book gratis AHORA.

Al bajarlo, también te suscribes a mi newsletter semanal, “Véndete,” donde te envio artículos como este con consejos prácticos de marketing personal para crecer tu negocio.

¿Tienes preguntas o comentarios sobre este articulo?